10 «tips» para dejar de fumar

Consultorio Virtual Dr. Abraham Alí

Luego de unas semanas de inactividad en el blog, me comunico nuevamente para compartir los 10 tips para dejar de fumar, que promueve la Fundación Neumológica:

  1. Establecer una fecha específica: tomar la decisión de cuándo empezar a dejar el cigarrillo es fundamental. Esta marcará en la mente el inicio del camino para lograr el propósito.
  2. Hacer una lista de razones para dejar de fumar: escribir una lista, para tener a la mano, que sirva como recorderis de “por qué se dejará de fumar y cómo esta decisión contribuye a la salud”.
  3. Reducción del consumo: días antes de comenzar con el propósito, reducir el consumo de cigarrillo como preparación. Esto, además, facilitará acabar poco a poco el hábito.
  4. Identificar los momentos en los que siente más ganas de fumar y cambiar de rutina: de esta forma se combate la ansiedad. Una opción es comenzar a hacer ejercicio regularmente para aliviar la tensión y las ansiedades.
  5. Mantener una alimentación balanceada: evitar consumo de cafeína, cítricos, gaseosas y frituras, aumentar la ingesta de frutas, verduras y zumos naturales además de frutos secos, minimizar ingesta de grasa y carbohidratos.
  6. Deshacerse de todo lo relacionado con el cigarrillo: encendedores, ceniceros, y sobre todo, los cigarrillos, que pueden generar momentos de debilidad y ansiedad.
  7. Buscar apoyo profesional: De acuerdo con la OMS y la Guía de Cesación de Tabaquismo de la Fundación Neumológica Colombiana, solo el 3% de las personas que desean dejar de fumar, sin apoyo profesional, lo logran; mientras que el 60%, que se apoya en profesionales, cumple con el propósito.
  8. Realizar actividad física diaria: durante mínimo 30 minutos todos los días. Caminar siempre es una buena opción.
  9. Tener un adecuado patrón de sueño: dormir a una hora fija todos los días y despertarse a una hora fija. Se recomienda, mínimo, 7 a 8 horas.
  10. Sea optimista: es importante confiar en sí mismo, ser disciplinado y constante. Es importante tener presente que la decisión de dejar de fumar ya es en sí un gran paso. Dejar de fumar es difícil, pero no imposible.

El error que impacta de modo dramático en la infodemia actual es hacer estrategias de aislamiento y de ingreso a las instituciones basado en síntomas. La naturaleza humana lleva a que para no ser discriminado se nieguen síntomas o minimicen los mismos, asumiendo que es un cuadro gripal usual, un resfriado, una alergia o irritación del medio ambiento y hasta un tema de tensión laboral. Pero esta estrategia no solo es insuficiente porque se oculten síntomas, lo es también por la transmisión que generan los asintomáticos o los presintomáticos. Aunque se asume que la capacidad de infectar a otros en menor en estos pacientes que en los que tienen grandes síntomas, igualmente son foco de multiplicación de casos. Por consiguiente la forma correcta de ubicar los casos y generar los aislamientos necesarios, se da por medio del diagnóstico preciso con PCR por medio de transcriptasa reversa.

En Latinoamérica ha habido un poco más de tiempo para conseguir respiradores, y se hace gran promoción de ello y parece que fuese la panacea a la pandemia. Pero pensar que toda la medición del sistema de salud está dada por tener camas con ventiladores, es una forma incompleta de tratar la situación. Con este abordaje nos quedamos cortos, muy cortos. Es usual que se tengan los equipos y no el recurso humano capacitado para ello. Esa situación ya se está viviendo en algunos hospitales colombianos en los que las incapacidades de los trabajadores y falta de recurso entrenado ha llevado a la parálisis de equipos de ventilación mecánica, que se encuentran disponibles. Los profesionales capaces de manejar con acierto un respirador son pocos, ante lo cual la forma integrada de mirar la medición del sistema es por medio de recurso humano preparado, oportunidad en la oferta de cama, procesos articulados para dar de alta pacientes recuperados y las infecciones del personal de salud. No sería lógico brindar servicios que permitan ofrecer buena atención a los pacientes, a costa de su personal laboral infectado por encima de los estándares tolerables, que debería ser cero infecciones por COVID-19 en ambiente laboral.

La infodemia es otra de las cosas que llegó para quedarse y genera una sensación en el grupo médico que la persona que más sabe es la que logró tener el artículo de modo más rápido. Es como si salvar vidas se relacionara con tener más información y este es otro grave error. Los pacientes no se tratan con el último artículo, se tratan con su mirada individual y personalizada. 

Contáctanos

Abrir chat