La tos nos obliga a encontrar un diagnóstico

La tos es uno de los síntomas más comunes en la consulta médica y especialmente en la de neumología. Las causas que pueden generar la tos, son múltiples y por tanto el experto debe realizar una evaluación de todos los sistemas corporales para encontrar el diagnóstico. No se debe focalizar solo en el aparato respiratorio. Es necesario que el médico establezca severidad de la tos, impacto de la tos en la calidad de vida, frecuencia, horario, periodicidad y síntomas acompañantes. Otro factor que marca la diferencia es conocer si la tos es aguda, de corta evolución, subaguda, entre una y tres semanas o crónica, con más de tres semanas de duración.

El sonido de la tos, se produce por la liberación explosiva de aire intratorácico atrapado y presurizado asociado a la apertura súbita de las cuerdas vocales. En personas sanas la tos ocasional puede ser intrascendente y convertirse en un evento poco frecuente. Pero al darle una mirada como signo patológico cobra gran importancia; puede tener efectos útiles, como servir de mecanismo de defensa en caso de broncoaspiración; también permite la autodefensa inicial en pacientes que pierden la conciencia debido a una arritmia. No todo es bueno, puede ser perjudicial debido a que favorece la diseminación de infecciones.

El objetivo de este blog es mostrar el origen múltiple de la tos y alertar al personal de salud y a los pacientes en la necesidad de ampliar el estudio de la tos y llegar a un diagnóstico preciso. Es curioso como algunos pacientes tosen de modo incesante durante años y no tienen clara la etiología diagnóstica.

Como lo comenté antes, el listado de causas es extenso pero voy a destacar algunas de ellas. Entre las causas agudas se encuentran los cuadros gripales, secundarios a infecciones virales; la bronquitis aguda, que puede tener causa bacteriana o viral; la rinitis alérgica, presentada en respuesta a procesos ambientales y por último la más peligrosa de todas, neumonía adquirida en la comunidad, asociada a impacto en mortalidad y morbilidad sobre todo en ancianos y pacientes con enfermedades crónicas.

En el grupo de causas subagudas de tos se encuentran la tosferina y la tos postinfecciosa. La primera es una enfermedad prevenible con vacunación secundaria a una bacteria y la segunda es una patología frecuente dado que se puede presentar secundaria a muchos gérmenes que previamente hayan atacado el árbol respiratorio. Los procesos bronquíticos de causa variada presentan despulimiento de la mucosa bronquial y quedan sensibles a los cambios de temperatura o cualquier otro estímulo y generan tos hasta por tres semanas.

Rematamos con la tos crónica, la más complicada y la que guarda el mayor grado de dificultad para lograr obtener la causa precisa. La causa infecciosa por excelencia es la tuberculosis, puede pasar inadvertida hasta que genera signos y síntomas claros que orientan el diagnóstico, como la pérdida de peso, inapetencia, fiebre y sudoración. La destrucción y dilatación de los bronquios se conoce como bronquiectasias, que se produce generalmente por infecciones previas, es generadora de tos crónica recurrente, se identifica fácilmente por asociarse a expectoración purulenta repetitiva. En pacientes con trastornos para la deglución se presenta microaspiración, desde la vía digestiva hasta la vía aérea, lo que lleva a tos paroxística de alta intensidad.

Una de las causas más frecuentes de tos crónica se dan por escurrimiento posterior de moco, desde la nasofaringe y senos paranasales hasta la laringe, actuando como un cuerpo extraño que estimula la tos.  También hacen parte de este grupo la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y el asma, son enfermedades de alta prevalencia en la sociedad y presentan la tos como un síntoma de aviso para llegar al diagnóstico, o indicativo de severidad y falta de control de la enfermedad. Menos frecuente es la bronquitis eosinofílica no asmática, que requiere un mayor grado de sospecha para poder llegar al diagnóstico. Algunos pacientes sin manifestaciones gastrointestinales pueden padecer de reflujo gastroesofágico como causa de tos, pero al no tener síntomas digestivos se retrasa el diagnóstico. Medicamentos debe ser un tema de sospecha inicial cuando el médico evalua su paciente, principalmente en relación con antihipertensivos. La falla cardiaca avanzada genera presencia de líquido no deseado en el pulmón y puede asociarse a tos, en general durante la noche y cuando no se tiene la cabecera de la cama elevada.

Pero hay enfermedades graves y en algunos casos mortales, que pueden iniciar con tos: cáncer pulmonar y enfermedad intersticial pulmonar. Tener un diagnóstico oportuno permite dar el tratamiento adecuado para evitar la progresión de la enfermedad o lograr la cura. Por ello insisto en ser acucioso en lograr la causa precisa que genera tos. Con seguimiento y uso de los medios diagnóstico correctos para cada caso clínico.

Luego de haber agotado los medios diagnósticos y no tener causa, podremos decir que la tos es origen psicógeno, un hábito o simplemente la manifestación respiratoria de un tic nervioso. Decirlo antes puede ser precipitado y erróneo.

Nos vemos en un próximo blog para seguir hablando de neumología.