Foto de Flickr Serge Saint
Foto de Flickr Serge Saint

Tener una paciente en mi consultorio insistiendo en que le parecia normal cocinar y usar su bala portatil de oxígeno al mismo tiempo, motivó este escrito.

El oxígeno ha demostrado reducción en la mortalidad de los pacientes que lo necesitan, pero tambien puede ser causante de grandes tragedias debido a su potencial para generar incendios. Es uno de los elementos del triangulo del fuego, conformado por calor, combustible y oxígeno. La situación de riesgo empeora cuando el enfermo pulmonar continua fumando.

Los riesgos del uso de oxígeno en la casa se relacionan con fumar, cocinar, usar velas, calefacción, juegetes eléctricos, materiales inflamables (alcohol, acetonas, removedores de uñas), secadores de cabello, cigarrillos electrónicos, entre otros. Los paciente que cocinan y usan el oxígeno al mismo tiempo tienen un mayor riesgo de lesión facial debido a que usan cánulas de materiales que hacen fácil combustión.

La situación es tan dramática y estudiada que tiene una clasificación por escala de daño:

  • Daño menor al mobiliario y accesorios.
  • Daño mayor a las propiedades y/o lesion menor a las personas.
  • Lesión que requiere tratamiento médico.
  • Daño que requiere hospitalización.
  • Fatalidad

En Latinoamerica tenemos poca información acerca de incendios relacionados con oxígeno en casa, en Europa la información es confusa. En Estados Unidos hay datos algo más confiables, es el único país que tiene registro anual de información, por ejemplo en Oklahoma en 8 años de observación hubo 38 muertes atribuibles al uso de oxigenoterapia en casa y tabaquismo activo. Entre el 2003 y 2006 se emitió un reporte del sistema nacional de vigilancia electrónica de la comisión de seguridad de productos, que mostró 1190 quemaduras térmicas cada año en relación con oxigenoterapia en casa. Datos del sistema de reporte de incendios de EE.UU revela quemaduras por esta causa en aumento progresivo.

El Reino Unido tiene información del año 2006, de las características de 86 pacientes que sufrieron quemaduras por esta causa. Encontraron que la edad promedio fue 65 años; la causa más común EPOC; 63% fueron fumadores, 13% no fumadores y 24% no especificado; el promedio de superficie corporal quemada fue de 8.1%; injuria por inhalación la sufrieron 24% de los pacientes; estancia hospitalaria de 4.6 días y 9 pacientes (10.5%) murieron.  De esta información se deriva un riesgo aumentado para personas de edad avanzada y fumadores con terapia con oxígeno.

Lo importante es encontrar el camino a la prevención. Termino destacando los puntos claves para lograrlo: a) Suspender el tabaquismo, b) Utilizar equipos para detención de fuego en los concentradores, en oxígeno líquido y en las cánulas, c) Usar concentrador de pulso y no de flujo continuo, d) Pedir al proveedor de oxígeno una evaluación del riesgo de incendio en el hogar y con los equipos que usa (Detector de fuego, involucrar a vecinos y familiares en el riesgo de pacientes fumadores que usan oxígeno, y analizar la ventilación del área donde se usan los equipos de oxígeno).

Es responsabilidad del personal de salud explicar los riesgos y dar los consejos y sugerencias necesarios a los pacientes. La educación es la ruta adecuada para prevenir quemaduras e incendios en los usuarios de oxígeno domiciliario.