La posibilidad que tienen los pacientes de viajar en un avión, aun teniendo enfermedades crónicas pulmonares, se ha vuelto frecuente. Esta situación se hace posible aunque se requiera oxígeno suplementario. Lo usual es que los pacientes no tengan claridad sobre cual es el procedimiento a seguir

En este blog compartiremos los aspectos prácticos que se deben tener en cuenta para poder tener un viaje en avión seguro y confortable, con suplencia de oxígeno.

¿Qué sucede al viajar en un avión?

Cuando se eleva un avión, baja la presión del aire y por tanto disminuyen los niveles de oxígeno. Lo usual es que las personas sanas no experimenten ninguna reacción cuando esto sucede, pero un enfermo pulmonar puede tener muy bajos valores de oxígeno en sangre. Para evitar estos efectos indeseables, los aviones comerciales están presurizados, lo cual evita que la presión de oxígeno caiga demasiado. La cantidad de oxígeno disponible varia de un avión a otro. La normativa americana de aviación indica que los aviones deben tener al menos la oxigenación que se tiene a 10.000 pies (cerca de 3000 metros sobre el nivel del mar), condición similar a respirar en Bogotá, Quito o Ciudad de México.

Cuando el avión asciende, el aire que se encontraba previamente dentro del cuerpo se expande, debido a la reducción de la presión de aire. Ese aire atrapado genera molestias en los oídos, senos paranasales, pero también puede generar complicaciones importantes como neumotórax (aire en la pleura). Una persona con EPOC que camine a lo largo de todo el avión puede llegar a desaturaciones hasta de 80%.

Si vives a nivel del mar y tienes una enfermedad pulmonar, puedes requerir oxígeno, aunque hasta ese momento no lo tengas formulado. Si vives a alturas superiores a 2500 metros sobre el nivel del mar, tu situación durante el vuelo va a ser similar a la que tienes en la ciudad en la que vives. Aunque es posible que requieras aumentar tu flujo de oxígeno usual.

Determinar el requerimiento de oxígeno amerita algunas pruebas de función pulmonar: gases arteriales al aire ambiente, oximetría de pulso y espirometría. Pero pudiera necesitarse una evaluación con mezclas hipóxicas para reproducir la real situación en el vuelo.

2015-03-29 11.49.44

 ¿Cómo organizo el viaje?

  1. Consulta con el Neumólogo:
  • Dado que las aerolíneas piden que el trámite de oxígeno durante el vuelo se genere 48 horas antes del viaje, se debe dar la consulta al menos 72 horas previas al mismo.
  • Ten en cuenta que si requieres oxígeno en tierra, debes hacer los ajustes necesarios con una empresa local que preste el servicio.
  • Pídele a tu neumólogo que emita una carta en la describa tu diagnóstico, autorización del viaje, necesidad del oxigeno en vuelo, duración del oxígeno y flujo en litros por minuto. Debes estar seguro que la aerolínea en la que viajarás no tiene un formato especial.
  • Ten en cuenta que puedes requerir una carta para cada vuelo, en caso que tengas conexiones o viaje redondo.

  1. Consigue el oxígeno
  • Lo usual es que las aerolíneas no acepten el dispositivo que usas de modo regular en tu hogar. El equipo a usar debe tener aprobación de la Administración Federal de Aviación de EE.UU y en general corresponde a un concentrador de oxígeno portátil (POC) con batería. Antes de subir al avión debes tener el equipo conectado a una fuente de energía de pared, para garantizar una carga completa de la batería.
  • Recuerda que cada aerolínea decide sus propias políticas de uso de oxígeno, por consiguiente no puedes asumir que una experiencia previa en otro vuelo, tendrá el mismo comportamiento futuro (Observa la gráfica de arriba, como lo promociona Avianca por ejemplo).
  • A los pacientes no se les permite tener cilindros de oxígeno presurizado a bordo del vuelo de una fuente externa y podría ser entregado por la aerolínea. En estos casos el oxígeno puede no estar disponible durante el decolaje y el aterrizaje. La solución usual son los concentradores de oxígeno portátil (POC). Estos equipos son capaces de proporcionar 1-5 litros/minuto de oxígeno al 90%, necesitando una fuente externa de poder eléctrico para funcionar. En caso que se necesite transportar balas de oxígeno, deben estar vacías e ir en el equipaje general del avión.
  1. Toma las precauciones necesarias:
  • No olvides la documentación que solicitó la aerolínea y que te entregó tu Neumólogo.
  • Comprueba que el equipo de oxígeno funciona adecuadamente.
  • Las baterías deben ser capaces de cubrir todo el vuelo.
  • El flujometro debe estar calibrado de modo adecuado.
  • No llegues tarde al mostrador de la aerolínea, puedes necesitar una atención prolongada e indicaciones especiales.
  • Si tienes preguntas puedes hacerlas al auxiliar de vuelo y previamente confirma si requieres una ubicación especial en el avión.

¿Puedo incurrir en costos?

Esto es variable, algunas aerolineas dan un servicio gratuito y otras tienen costos elevados. Los costos pueden variar en caso de conexiones y tiempo del vuelo. Lo indicado es llevar tus propios insumos, cánulas o máscara.

Si tu neumólogo ha indicado el uso de oxígeno durante un vuelo, no corras riesgos. No asumas que no lo necesitas, tu vida puede correr peligro.

Captura de pantalla 2015-04-04 20.35.23